El Hobbit: un viaje inesperado (2012). Argumento y wallpapers de tan esperada película

Al cumplir 111 años, el hobbit Bilbo Bolsón decide escribir para su sobrino Frodo la historia completa de la aventura que tuvo sesenta años antes. Mucho antes que Bilbo sea parte del asunto, el enano Thrór es rey de la Montaña Solitaria y trae una era de prosperidad a su reino hasta la llegada de Smaug el Dragón. Smaug destruye la cercana localidad de Valle antes de desterrar a los enanos de la montaña y tomar como tesoro el oro de Erebor. El nieto de Thrór, Thorin Escudo de Roble ve al Rey Thranduil y sus elfos arqueros sobre una colina cercana y está consternado cuando se van en lugar de ayudar a su pueblo, lo que resulta en el odio eterno de Thorin a los elfos. En la Comarca, el joven Bilbo es engañado por el mago Gandalf el Gris para ser "anfitrión" de una cena para Thorin y su compañía de enanos: Balin, Dwalin, Fíli, Kíli, Dori, Nori, Ori, Óin, Glóin, Bifur, Bofur y Bombur. El objetivo de Gandalf es reclutar a Bilbo como saqueador para ayudarles a robar el tesoro que Smaug había tomado. Bilbo rechaza unirse al viaje, pero luego de que salga su "lado Tuk" (la parte aventurera de su personalidad, relacionada con el lado materno de su familia, a la que siempre le gustaron vivir aventuras) se une a la compañía en su viaje a la Montaña Solitaria.


Durante una noche en el viaje, Balin le cuenta a Bilbo la historia de la Batalla de Azanulbizar, que ocurrió en la puerta oriental del reino ancestral de los enanos de Moria. El Rey Thrór había intentado reclamar este reino luego de que el dragón tomara la montaña, pero legiones de orcos ya lo habían ocupado, y es decapitado por el líder de los orcos, Azog el Profanador. Thráin desaparece enloquecido por el dolor, pero Thorin se enfrenta al orco, y tras usar como escudo una rama de un roble, logra cortarle un antebrazo y ganar la batalla, aunque muy pocos enanos sobreviven y abandonan la idea de reconquistar Moria.

Más tarde, Gandalf abandona un tiempo la compañía tras discutir con Thorin. La compañía es capturada por tres trolls. Bilbo los retrasa, aprovechando la estupidez de estos, de comerse a la compañía hasta el amanecer, cuando Gandalf expone a los trolls a la luz solar, convirtiéndolos en piedra. Encuentran en la cueva de los trolls tesoros y espadas élficas de la Primera Edad. Thorin y Gandalf toman una cada uno, Orcrist y Glamdring, respectivamente, con el último hallazgo de una espada élfica corta, que Gandalf le da a Bilbo.

La compañía se encuentra con Radagast el Pardo, uno de los Istari, que vive en su casa de Rhosgobel, en el Gran Bosque Verde. Él les habla de arañas gigantes descendientes de Ungoliant y un encuentro en la antigua fortaleza de Dol Guldur con un Nigromante que ha estado corrompiendo el bosque con una poderosa magia oscura y ancestral, pasando a ser llamado "el Bosque Negro". La compañía es atacada por orcos montados en huargos, pero Radagast distrae a los orcos, dando tiempo a el grupo para escapar. Gandalf lleva a la compañía a través de un pasadizo de piedra hacia Rivendel mientras los huargos y los orcos son asesinados por los jinetes elfos liderados por Elrond. Elrond lee el mapa de Thorin y da a conocer que la Montaña Solitaria tiene una puerta secreta que será visible sólo en el Día de Durin. Gandalf conversa con el Concilio Blanco, integrado por Elrond, Galadriel y Saruman el Blanco. Él les dice acerca de su relación con los enanos y presenta una espada de Morgul obtenida de Dol Guldur por Radagast (tras un duelo con el espíritu del Rey Brujo de Angmar que protegía el lugar), como una señal de que el Nigromante está relacionado con el Rey Brujo de Angmar, por lo que el Nigromante podría ser en realidad el señor oscuro Sauron. Saruman es escéptico y no cree que el Nigromante sea una verdadera amenaza, argumentando que Sauron ya fue derrotado y que el Nigromante es un mortal que intenta usar la magia negra.

Sin Gandalf, la compañía viaja por las Montañas Nubladas, donde se encuentran en medio de una colosal batalla entre gigantes de piedra. Se refugian en una cueva y son capturados por trasgos, que los llevan ante su líder, el Gran Trasgo. Bilbo se separa de los enanos y cae en una cueva donde se encuentra con Gollum, que accidentalmente deja caer un misterioso anillo mientras mata a un trasgo perdido para comer. Poniendo el anillo en su bolsillo, Bilbo se ve confrontado por Gollum. Ellos juegan un juego de acertijos, apostando a que Gollum le mostrará la forma de salir a Bilbo si gana y comido por él, si pierde. Bilbo gana con el tiempo preguntándole a Gollum lo que tiene en su bolsillo. Al darse cuenta de que había perdido el anillo, Gollum sospecha que Bilbo lo posee y ataca al hobbit. Bilbo descubre que el anillo le otorga invisibilidad y evade al furioso Gollum, que lo sigue a una salida. Bilbo considera matarlo, pero a él da lástima y se escapa.

Mientras tanto, el Gran Trasgo revela a los enanos que Azog el Profanador sigue vivo y ha puesto una recompensa por la cabeza de Thorin. Gandalf llega y salva a los enanos de los trasgos, matando al Gran Trasgo durante su huida. Bilbo se reúne con el grupo, manteniendo el anillo que encontró en secreto. Emboscados por Azog y su partida de caza, la compañía se refugia en los árboles. Thorin no puede contener su ira y ataca a Azog, pero es derrotado y derribado al suelo. Bilbo salva a Thorin de los orcos antes de que la compañía sea rescatada por las águilas, que los llevan a la seguridad de la Carroca. Gandalf cura al inconsciente Thorin, quien reconoce la valentía de Bilbo y se disculpa por haber dudado de él. A lo lejos, la compañía ve la Montaña Solitaria. La compañía también ve un zorzal volando, que luego se dirige a la Montaña Solitaria. Allí, el zorzal coge un caracol y golpea su caparazón contra la ladera de la montaña, despertando a Smaug, que yace debajo de una horda de oro.


Comentarios

Entradas populares